Posteado por: saquenunapluma | 05/01/2018

El pentagrama por asalto Por Gabriel Lerman, autor de Ocho cartas para Julio.

cartas julio trilce


El pentagrama por asalto

Uno podría especular sobre las relaciones entre literatura y política. Y hablar del compromiso, de la estética, del goce y la transformación. Si, además, vinculamos esos temas y formas con la música, el desafío es mayor. Si la música es política, el tango es insurreccional y el jazz es la revolución permanente. ¿El pentagrama por asalto? Los autores de esta obra, que amalgama literatura y música asociadas a Julio Cortázar, establecimos un juego de preguntas mutuas donde el sentido era interrogado en ambas direcciones: ¿cuál es la música que escucha Cortázar en cada una de sus etapas? ¿Cuáles son los temas políticos que lo obsesionan y cuáles son aquellas contradicciones sobre las cuales un amigo, Nito Basavilbazo, lo confronta? El tango, el jazz, los sonidos de dos continentes. El peronismo, la revolución cubana, la cultura argentina y la universal. Todos los temas, el tema. ¿Cortázar era de izquierda, era snob, era un vanguardista, era un cuentista del género fantástico? ¿Cuál fue su relación con aquellos amigos que quedaron en Buenos Aires, al marcharse a principios de los años cincuenta, para ya no volver a residir en el país y volver en pocas ocasiones?

 

En Cortázar se dibujan en todo momento dicotomías. Buenos Aires, París. Acá, allá. Literatura y política. Compromiso y fantasía. El placer de vivir el disloque de un tiempo histórico que se manifiesta como la ruptura de las rupturas. El siglo XX llegando a un nivel de asfixia y sobresalto, donde las tradiciones revolucionarias golpean a la puerta del bienestar de la postguerra. Un París que no es la amable ciudad de las luces, ni tampoco la Maga es la chica encantadora que podría protagonizar un aviso de chocolate o queso. Es la Francia de los cimientos sublevados, de las barricadas, del estructuralismo, de la modernidad explotada. Y, al otro lado del océano, una América Latina que ya no duerme el sueño de los justos ni espera atávicamente el vuelo del cóndor, sino que rompe las paredes del colonialismo y la sujeción tiránica. Es la América de Sandino, del MNR y de Jacobo Arbenz, del populismo de Cárdenas, Getulio y Perón, pero sobre todo, en poco tiempo, del Ché y los barbudos del Granma. En ese diálogo entre dos continentes que definen las contradicciones del Occidente capitalista, surge un argentino erudito y sensible, audaz y juguetón. En ese viaje de ida y vuelta entre el viejo y el nuevo continente, dos amigos que se conocen desde la adolescencia en el Mariano Acosta, viven una amistad que puede ser, acaso, el emblema de nuestras propias ideas.

 

Por Gabriel D. Lerman, autor de Ocho cartas para Julio.

Funciones los miércoles  a las 21 hs en Hasta Trilce de Maza 177, Almagro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: