Posteado por: saquenunapluma | 04/11/2018

Sobre el proceso de creación de Cabeza de globo. Por la directora Romina Osle.

thumbnail_Cabez de globo 3


“CABEZA DE GLOBO o esa lucidez de morondanga” surge de la necesidad del elenco de generar un material propio.

La primera búsqueda data de principios de 2015, cuando elegimos una obra para versionar. Pero luego de todo el año de exploración decimos abandonarla, ya que había integrantes a lxs que no les gustaba lo que iba surgiendo.

Así fue que en 2016 nos arrojamos a la difícil tarea de crear un material totalmente propio.

Las dificultades no tardaron en llegar. Ser diez para proponer, opinar, y conformar; tener todo un año de mucho trabajo sobre el cuerpo, con la sensación de “tiempo perdido”; y la más grande: tener solo un día a la semana de encuentro, hicieron que el trabajo por momentos se hiciera pesado y pendiera de un hilo.

Pero este grupo viene trabajando junto hace ocho años (entre formación, entrenamiento, obra anterior y actual) tiempo más que suficiente para generar una confianza de laburo y una entrega tan todo terreno, que nos permitió, a pesar de los pesares, lograr nuestro objetivo.

De la búsqueda anterior nos quedó dando vueltas “la locura” como temática a explorar. Así llegamos a los textos de “Los montes de la loca” de Marisa Wagner (Poeta, escritora y loca) y decidimos tomarlos como nuevos disparadores, nuevos puntos de partida.

La forma de trabajo siempre fue primero la exploración y luego la reflexión. Primero arrojar el cuerpo a lo incierto del encuentro y del “hacer”, para luego poner en palabras desde el “pensar”. Por eso creo que “CABEZA DE GLOBO o esa lucidez de morondanga” terminó siendo un constante devenir de situaciones. Una acción transforma a los cuerpos y al lugar, que luego devienen en Otros, y en Otros, así, hasta construir un entramado sensitivo y temático complejo. Casi como la vida/rutina que buscamos “diseccionar” en escena.

Lo primero que nos apareció fue cuestionar la idea que se tiene sobre “la locura” para preguntarnos “quién o qué determina qué es la locura” “quién o qué define lo normal”. Por lo cual rápidamente aparecieron nuevos territorios a explorar.

Del binomio locura-cordura, surge la dicotomía adentro/afueraproponiendo nuevas formas de configurar los cuerpos hasta llegar a “la norma y lo normativo – lo social y lo político”. Este nuevo entramado temático, nos permitió poner en jaque el “sentido común”, convirtiendo nuestro material en una forma de “develar” la enajenación disfrazada de cotidianeidad.

La dramaturgia se concreta como una creación colectivaa principio del corriente año. De las mismas situaciones dramáticas aparecidas en acción, brotaron las palabras que luego se constituyeron en texto. Una vez bajado todo el material al papel, se procedió a darle forma a la estructura, descubriendo así qué sobraba y qué faltaba para terminar de generar sentido.

A medida que iban apareciendo situaciones ficcionales que nos resultaban interesantes, nos encontrábamos con que la realidad de nuestro país se nos “adelantaba” al punto de tener varias veces el deseo de ¡estrenar ya! porque si no “iba a parecer que nos copiábamos de las noticias”. Pero no, parece que la opresión se mete primero en los cuerpos, luego en las noticias.

Pasamos por varios objetos hasta quedarnos solo con los globos. Teatralmente es un objeto muy fuerte, posible de generar sonido e imágenes. Pero además, hoy en día, un objeto cargado de sentido.

De esta forma llegamos al último tramo de construcción: la puesta en escena.

Quería arrojarme a la búsqueda de lo poético, de lo bello. La idea de “precisión musical” viene estando presente en mis últimas puestas. Una precisión de “relojería” que nos permita que cada escena sea una especie de “video clip”, donde lo visual y lo sonoro logren un todo “bello” que vaya directo a los sentidos de los/las espectadores/as. Donde primero sea la “sensación” y luego el pensamiento.Cuerpo, voz, sonido y luces dialogando con precisión musical de coreografía. Por lo cual todo el equipo técnico/creativo fue fundamental.

De la mezcla de temáticas y objetos, se llegó a la escena “blanca”: Vestuarios, globos y espacio blanco, lo que nos dio la posibilidad de “teñir” las situaciones, intensificando o transformando los climas. Cuerpos y globos ocuparan la escena a veces sometidos a la homogeneidad, a veces particularizados por la acción o por un uso determinado que hace del objeto-globo un objeto-otro.

La puesta busca expresar las tensiones entre lo uniforme y lo múltiple, lo masivo y anónimo, lo general y lo singular,ambigüedad constante que genere en los/las espectadores/as lecturas fluctuantes. No permitir una lectura lineal, ni una “toma de partido”, apuntando a que cuando se crea tener una lectura posible respecto a “quiénes son” o “dónde están”, una nueva acción irrumpa para trastocar el orden que ilusoriamente parecía acomodarse.

La escenografía surgió como necesidad de generar un límite real(contención para globos) lo que por supuesto se transformó en límite simbólico también,diseminando el sentido. Al tener que elegir la materialidad se optó por un material transparente buscando jugar con la idea del límite “invisible”, más precisamente como “cárcel invisible” en la que los roles se encuentran atrapados.

El denominador común en la puesta será: el extrañamiento. Al ser nuestroobjetivo artístico el poner en jaque lo aceptado socialmente como “sentido común”, debemos hacer evidente lo que se pasa por alto por “cotidiano” y ésta es la manera por la que opté, enrarecer las situaciones al punto que a priori se desconozcan o se vuelvan ajenas, cuando en realidad puede ser algo tan cotidiano como el pagar una factura.

Y ahora luego de tres años de búsqueda, descarte y construcción, nos falta la mirada del público. Parece increíble estar por salir al ruedo. ¡Ha sido muchísimo trabajo! Hermoso y agotador. Y de un aprendizaje enorme. Pero una vez más compruebo que hay que confiar! En los grupos y en la forma de trabajo. Si hay cuerpos comprometidos con el “hacer” tarde o temprano aparece un material singular, solo hay que recordarlo todo el tiempo por si tarda mucho.

Lo que nos costó la producción, tanto por falta de tiempo (trabajos rentados) como por falta de dinero (nada nuevo en el teatro independiente pero ahora agravado por la situación del país y de Proteatro) es un capítulo aparte. Pero lo logramos!

Aguante lo colectivo! Y aguante la militancia artística, que nos permite escapar de esa lucidez de morondanga.


Romina Osle, directora de Cabeza de globo. Funciones los domingos a las 20 hs en Espacio Gadí de Av San Juan 3852, Boedo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: