Posteado por: saquenunapluma | 03/07/2017

Notas sobre Los días Más felices por Rodrigo Cárdenas

Los-dias-mas-felices_OBR_23406



La imagen generadora de “Los días más felices” era una madre deambulando en un espacio no muy definido…perdida. A partir de allí es que van apareciendo sus familiares directos. Una hija adolescente con ganas de salir a vivir….Se hablaba de otra hermana como un recuerdo muy presente y la voz en off de un padre presente solo con sus textos.

De a poco fui entendiendo que se trataba de una familia que había sufrido el embate de la dictadura militar y se había llevado a esa hermana que mencioné anteriormente.

Ahí se fueron construyendo las imágenes y las escenas….Y es en ese momento del proceso que decido que la obra no se cuente en un tiempo lineal y que pueda, justamente, atravesar distintos momentos de esta familia.

Eso hizo que apareciesen escenas de la infancia….Ahí se visibilizan la hermana desaparecida y el padre….y gran parte de la obra la empiezan a constituir los cuatro personajes.

Simultáneamente me asalta el deseo de ir y venir en el tiempo, confiando plenamente en que mi sentires sobre aquellos años tortuosos se iban a contar solos.

De esta manera es que aparecen fortificados los vínculos entre hermanas (la desaparecida casi oficiando de madre de la otra) La madre tratando de cuidar las formas hasta que se desata la tragedia y un padre melancólico con una tensa relación con la víctima…

Así entremezclado fui y vine en el tiempo…y es así que surge inevitablemente la militancia de la Madre, el reclutamiento y el bajón anímico del padre, la incomprensión de la hermana viva.

Al terminar la primera versión la obra tenía otro nombre. Se llamaba “En reparación, historia de una destrucción” pero había algo que no me cerraba en la totalidad y eran los saltos de tiempo que le sacaban cierta credibilidad al asunto….Así fue que apareció aquello que encauzaría definitivamente el material: El Peronismo. Eso era lo que me contenía la obra. Eso me permitía mostrar escenas del 45 como del 73.

El proceso de ensayo con los actores fue muy placentero y la decisión fundamental fue contar todo esta larga historia en un espacio único y en no más de una hora….Fue la intensidad de los intérpretes la que cerraron el círculo de vida sin demasiadas explicaciones sobre las situaciones y las que hicieron, además, que decidiera que los personajes estuviesen siempre presentes y en escena. Siempre.  Como director sentía que podía convivir tranquilamente la hermana desaparecida con el padre deprimido que en un principio había sido solo una voz en off.

Los entrecruces y el paso del tiempo se naturalizaron y determinados hechos muy puntuales de la historia del Peronismo hicieron que pudiese ajustar definitivamente la obra.

Toda esta mezcla me llevó a cambiarle el nombre  y es por eso que se llama “Los días más felices”

Tampoco quise que el nombre subrayara el relato, sino más bien fuese aquella frase tan simbólica del movimiento la que enmarcase la tragedia familiar en comunión con esas ideas partidarias.

El toque final surgió con la apoyatura de secuencias festivas de la historia acompañadas con la música que estuvo a la par de los momentos felices que también le tocó en suerte vivir a esta familia.

 

Rodrigo  Cárdenas, autor y director de Los días más felices. Funciones los sábados a las 20.30 hs en Korinthio Teatro de Mario Bravo 437.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: