Posteado por: saquenunapluma | 09/02/2016

Versionar Antígona | Por Juan Manuel Correa

thumbnail_Antigona 5b


Desde el inicio, pensamos la más antiguas de las representaciones comunitarias: La fiesta.

La fiesta para nosotros, el elenco todo, pero también para el público, como invitar y compartir nuestra celebración con, aquellos que son invitados al rito teatral… a un otro tiempo. Sófocles, es el poeta más grande de occidente de qué manera decimos los textos escritos hace dos mil seiscientos años, para que hoy resuenen ¿Qué cuerpos necesitamos?

Comenzamos por la dirección de actores como eje de un entramado nuclear, para transformarlos en cuerpos que laten y laten con pulsaciones aceleradas, y que desde esas intensidades, en sus boca se deslicen los textos milenarios, pero con música de nuestros días, (carentes de mito).

Así, nos preparamos para una fiesta, es por ello que desde los primeros encuentros trabajamos con el compositor y músico en el campo de ensayo. Empezamos con bases de música electrónica industrial, y a hacer los que hacemos en las fiestas: Bailar…Bailar…Bailar

En los años 90, mi generación encontraba felicidad en las fiestas electrónicas, nos sacaba del vacío político y cultural de esos años; fue una especie de trinchera del goce, los ritmos interminables con bases repetitivas y mántricas, nos congregaba; ahora lo asocio a una especie de rito moderno, y yo entiendo al teatro como un instrumento de aproximación al centro sagrado del hombre, a través del rito.

Algo de ello tomamos en el proceso de investigación para los ensayos, traspasar los límites del cuerpo, y ver que hay más allá de ello, bucear en la esfera de lo sobrenatural o extra cotidiano.

En las fiestas, sucede, una especie de retorno a instancias de sensorialidad extremas, pues los cuerpos laten y respiran al margen de la voluntad; en la Fiesta, la Fuerzas colectivas son pura potencia de transformación; y el silencio cuando llega es arrollador…de algunos manera nuestro principal anhelo es, oír en el silencio, aquello que aun no pudimos escuchar.

Teniendo esto, empezamos: una fiesta donde llega Antígona arrastrando su vestido y con él, su destino trágico y el de su familia. Cómo convocar, hoy al publico a ver una obra escrita hace tanto y hecha tantas veces?

Mostrar “la tramoya de la escena”, qué hace el actor cuando no está en foco? ¿Cómo se Pre-para antes de su escena más vital? Mostrar el dispositivo, ver durante toda la obra, a todos los actores allí, en la escena y despertar el interrogante, de cuando se actúa y cuando se deja de hacerlo, es un elemento más, que creo que hace que la puesta genere inquietudes, al menos en mi.

En síntesis, creo que el carácter performático de la puesta, tanto “arriba, como abajo de la escena” hacen de la obra, una experiencia que la aleja de las puesta que hemos visto por estos tiempos, al menos en esta ciudad.

 

Pienso todo el tiempo, de cuando fue escrita a hoy, y constantemente encuentro algo que nos liga. Por ejemplo: hace unos días… el caso de una mujer que se presenta a un programa de televisión a contar la tragedia que vivió, cuando encontró muertos a escopetazos, a su padre y a su hermano, en el establo de su, casa. En el programa de tv contó sin ningún tipo de gestos superfluos y en actitud serena y sobrenatural, con una voz monocorde, que habían sido unos vecinos mafiosos que vivían en su misma cuadra. Del hecho había pasado un año, y del juicio ni noticias…eso no es justicia, dijo, así que un día de estos lo voy a matar, si antes no me matan, ellos a mí.

Para ella, al igual que Para Antigona, la muerte no importaba en lo más mínimo… cuento esto y pienso en tantas mujeres que siguen con su dolor a cuestas Margarita Verón, Luciano Arruga, Las Madres y sus gritos desesperados que lanzan: “Donde están?” generan aullidos, y seguirán generando hasta tanto los cuerpos, al  igual que el cuerpo de Polinices en nuestra obra, tengan sepultura, es decir justicia.

El cuerpo trágico es aquel que sigue sin aparecer?

Juan Manuel Correa, director de Antígona de Sófocles, en versión de Alberto Ure. Funciones a partir del 20 de septiembre. Martes 21 hs en el Galpón de Guevara de Guevara 326  


Juan Manuel Correa.

Es actor y director. Egresado de la carrera de Puesta en Escena en la Escuela Metropolitana de Arte Dramático. Se formó  con Cristina Banegas, Rhea Volij, Damián Moroni, Guillermo Ghio.  En Francia en la troupe de teatro l´epee de Bois, que dirige Antonio Diaz-Florián en la Cartucherie de Paris. También paso por los estudios de Lito Cruz, Martín Adjemián y Carlos De francisco.

Realizo diversos entrenamientos con Silvio Lang, Guillermo Angelelli, Ana Frenkel, Minako Seki de Japón, Blanca Rizzo y Assumta Serna de España. En Clown con Tony Lestingi y Técnica vocal con Nora Faiman y Carmén Baliero.

 

Es Asistente de Cristina Banegas en el Excéntrico de la 18°, desde 2011.

En su trayectoria como actor protagónico se encuentran, entre otras, las obras: Puente Roto, de Pompeyo Audivert. dir. Andrés Mangone. Compañero de Alma de A. Genta y Villanueva Cosse, con dirección de Cosse; Oid el Ruido, de Carmen Baliero y Silvio Lang, con dirección de Lang. Meyerhold, dir. Silvio Lang  “Victímas del Deber” de Ionesco dir. Andrés Mangone; “Solo cuando tengas el ánimo de un pájaro” dir. Cintia Miraglia “Una nube que cubre” y “Barro, la obra”, Dir. Damián Moroni,  “Baja Volcán”, dir. Gaby Zsulewicz;  “Los Mansilla”  ensayo sobre una familia Arg. dir. Cristina Banegas,  “Sin Ensayo”. C.C Borges, un cruce entre la pitura y la actuación. (Con Julio Lavallén); “El cadáver de la Nación” de Néstor Perlongher (unipersonal), Dir. De Juan Pablo Miranda;  “Tiresias, vidente ciego”, Dir. Rubén De León; “Después, las hojas”  (danza Butoh) dir. Rhea Volij; “Laberintos”, Dir. Carlos de Francisco. Dirigió, “Te mataría” sobre cartas de amor en el excéntrico de la 18° y la Princesa Aoi de Yukio Mishsima. Dirige Antígona, de Sófocles en Versión de Alberto Ure, en la Ciudad Cultural Konex. Fue distinguido con como actor revelación por su trabajo en Compañero del Alma y en Puente Roto por los María Guerrero, Se encuentra nominado, a los premios Florencio Sanchez, y A.C.E (2015-2016) Cine, La Trampa de Jerónimo Clemente. Co. protagónico. 2016. La dama y el Cocinero de Kathy Frankc y fragmentos amorosos de Cecilia Del Valle, entre otras.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: