Posteado por: saquenunapluma | 02/04/2016

Acerca de Discèpolo: Gustavo Manzanal, director

 Discepolo (4)

El trabajo sobre materiales de Discépolo nos embarcó en un sentimiento de nacionalidad por un lado y de teatralidad exacerbada por otro. Enseguida nos dimos cuenta de que la conjunción de ambas cosas tenía que ver inexorablemente con el Grotesco: lo propio puesto en otra dimensión.

Nos interesaba mucho partir de la idea del juego de una clase donde se va a hablar de asuntos del saber, como lo son la historia, los valores, la literatura como un paradigma donde acaecen ‘de nuevo’ los sucesos, o donde su invención permite clarificarlos.

A la tal clase la transformamos en una exposición ilustrada, y allí devinieron las escenas de las piezas que involucraron tanto al personaje Profesor como a ese ayudante apócrifo (pues no es el asistente sino su hijo que éste mandó de recambio), ambos entrando sucesivamente en una evocación de ensueño que los convierte además en los personajes protagonistas de las tres obras (‘STÉFANO’, ‘MATEO’ y ‘CREMONA’).

Esto los une, pero al mismo tiempo los confronta, los exhibe, les otorga nuevas armas para manifestarse. E irán descubriendo valores juntos, se irán internando tanto en sentimientos como en ideas: se volverán presas del género, de la palabra, de la poesía; llegarán a cantar algún tango, en alguna ocasión hasta lo harán juntos.

La estética está fuertemente arraigada al estilo ya impuesto por LIbertablas en la cartelera porteña: títeres de distinta factura y tamaños, sumamente expresivos, casi independizándose de sus ‘hacedores’ (o manipuladores) para acercarnos al espíritu de la trama y al diálogo ágil, con humor pero también descarnado y patético.

Hemos ensayado con la liviandad de hacerlo entre quienes cosechamos una amistad de años, con la implicancia del respeto y confianza mutuos que eso conlleva, y por lo tanto también con la responsabilidad de quienes nos sabemos invitados a un discurso en común, a una estrategia discursiva y artística placentera y compartida y a la búsqueda de un producto severo y consecuente. Todo eso lejos de darnos cierta mesura nos implicó aún más con la tarea y fuimos embarcándonos en los decires y en las acciones como quien se desata tras un rumbo que sabe lo identifica y lo compromete.

Hubo que separar la ‘lección’ ficticia, de cada escena; así, el análisis integral tuvo que ceder su espacio a la acumulación de cada sector del libreto que resultó de los múltiples trabajos de mesa que hicimos como prefacio. Luego se sumó la música, como un elemento muy inspirador y conducente, y las interpretaciones tuvieron que forzar el pasaje de una a otra para que no perdiéramos unidad y estuviéramos a la altura de los mensajes y las situaciones.

Discépolo. Discépolo con muñecos. Discépolo en clase. El mundo avanza, el mundo se nos viene encima. Sin embargo hay ciertas voces que resisten. Tal vez esas voces sean ‘grotescas’ por excelencia, y el haberlas escuchado nos haya permitido a nosotros enrolarnos en su albedrío.


Gustavo Manzanal, director de Acerca de Discèpolo. Funciones sábados a las 21 hs en el Trompo Teatro de Colmbres 1634


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: