Posteado por: saquenunapluma | 01/29/2016

La yuxtaposición como procedimiento de montaje político, por Santiago Sanguinetti

f09l35EYSegún cuenta Paul Auster en su libro Diario de invierno, una noche en el París de los años veinte, James Joyce, estando de paso por una fiesta, fue abordado por una mujer que le pidió estrechar la mano que había escrito el Ulises. “Permítame recordarle, señora, que esta mano también ha hecho muchas otras cosas”, contestó Joyce. La validación cultural que suponía conocer a Joyce, haber leído el Ulises y estrechar la mano del escritor que revolucionó la narrativa del siglo XX, se vio de pronto contrastada con la inevitable escatología de la imaginación más perversa: un producto cultural de élite se mezcla con posibles limpiadas de culo, masturbaciones –propias y ajenas–, sonadas de mocos, remoción de lagañas en los ojos y cera en los oídos, explosión de granos y limpieza de pelusa en el ombligo. Si Joyce hubiese aceptado, sin más, estrechar la mano de la mujer en cuestión, el acto comunicativo se habría clausurado. Joyce, y aquí está la genialidad, amplía el sentido, abre un juego más en la dinámica del lenguaje. Se vuelve, él mismo, una imagen de yuxtaposición. Su mano, la misma mano, pasa a ser leída como dos manos diferentes, con referencias a dos campos semánticos aparentemente contrarios. Joyce une en sí dos opuestos: lo sublime y lo espurio, todo en un mismo instante y en un mismo cuerpo.Fairisfoul, and foulisfair, tal como afirman las brujas de Macbeth de William Shakespeare al comenzar el primer acto.

Siguiendo esta idea de yuxtaposición semántica, me propuse escribir tres obras donde lo ideológico político, utilizado como tema dramático, entrara en contradicción consigo mismo, concluyendo inevitablemente en la explosión del desastre. En el caso de Sobre la teoría del eterno retorno aplicada a la revolución en el Caribe, segunda entrega del tríptico denominado Trilogía de la revolución, cuatro cascos azules de la ONU cumpliendo una misión de paz en Puerto Príncipe, son sometidos a un asedio violento por parte del pueblo haitiano que ha decidido levantarse en armas al manifestar plena conciencia de las injusticias del orden económico global que ha hecho de su país el más pobre de América. Sin embargo, los soldados descubren –ironía trágica– que ellos mismos han sido los culpables de semejante alzamiento tras haber llevado consigo bibliografía revolucionaria –Marx, Engels, Lenin– que han compartido con los locales. El paroxismo del ridículo: un extenso monólogo en el que uno de los soldados les explica a sus compañeros, por medio de dibujos infantiles en una pizarra, el funcionamiento de la “Dialéctica del amo y el esclavo” tal como la comenta Hegel en su Fenomenología del espíritu. Entre muñecas inflables, preservativos, bolsas de agua caliente, osos de peluche, posters de Madonna y muñecos vudú que emergen de las cajas de ayuda humanitaria que componen la escena, aparece Hegel –y luego Nietzsche…– en boca de un soldado raso. Y esos elementos –objetuales y conceptuales–, simplemente, no deberían estar juntos.

Ahora bien, al mencionar lo político no hablo del relacionamiento mínimo cotidiano de las personas, sino que pienso en el objeto de estudio de la Filosofía Política o de las Teorías Sociales: las características globales de las interrelaciones, los macro-relatos que sostienen y determinan los vínculos, las normas que afectan el contacto entre pares, las reglas de convivencia, los acuerdos y desacuerdos acerca del modo de organización imperante, las características del marco amplio que habilita la vida en colectivo, las formas en las que el poder se ejerce en una sociedad.

¿Cuál es la distancia entre teoría y práctica? ¿Qué hemos hecho hoy con la palabra revolución? ¿Cómo abordar lo político en escena en una época en que cierta zona de la política latinoamericana, enemiga de todo discurso crítico, banalizando lo político y transformándolo en espectáculo, se presenta a sí misma como revolucionaria y pone su cara junto a la del Che, evidenciando, sin embargo, beber de la fuente del liderazgo empresarial antes que de la bibliografía marxista? Eso es no es revolución.

Enfrentado a estas interrogantes he comenzado a esbozar procedimientos de dirección escénica que aborden un cierto universo de ideas promoviendo, a la vez, su combustión espontánea. Presentando un argumento semántico y su contrargumento referencial, en una suerte de palimpsesto ideológicamente incómodo, se logra ampliar y defender por partes las opciones de discusión, instalando así un debate serio, un cruce argumental maduro y no lineal, anticipado o guiado. La yuxtaposición como procedimiento de montaje niega la posibilidad de hallar un único significado. Estos montajes no admiten la traducción, no encierran otro discurso a develar, oscurecen la pretensión de encontrar un mensaje único.

Se trata de ver en el teatro un diálogo entendido como acción comunicativa entre iguales y no como acción estratégica, esa en la que el autor y/o director induce a los espectadores deliberadamente y sin importar los medios, desde un hipotético pedestal, hacia la aceptación de una verdad previa pensada en un escritorio. En tal caso no habría debate ni diálogo posible.

Hablar de la recuperación de la función política del teatro es hablar de la reinvención de su función de ágora, de asamblea, de debate de los asuntos públicos. La yuxtaposición de sentidos –o palimpsesto ideológico– es una intuición poética y un procedimiento estético de montaje que genera una oportunidad inmejorable para la apertura semántica, para el encuentro dialógico público y para la desautomatización perceptiva a través del impacto y ampliación del horizonte de expectativas espectatoriales.


Sobre la Reoría del Eterno Retorno aplicada a la Revolución del Caribe, realizará 4 únicas funciones en Buenos Aires, durante los sábados de febrero, a las 21 hs, en el Extranjero.

Sobre la Reoría del Eterno Retorno aplicada a la Revolución del Caribe | SINOPSIS | Cuatro cascos azules de la ONU sitiados en una base militar en Puerto Príncipe, Haití. La revolución acaba de estallar en la isla. El caos gana las calles. Los soldados temen por su vida mientras intentan entender las razones del pueblo haitiano leyendo a Hegel. Por no lo logran. Hegel es difícil.


 

Santiago Sanguinetti (Montevideo, 1985).

Actor, director, dramaturgo y docente. Egresado de la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático y del Instituto de Profesores Artigas en la especialidad Literatura. Recibe varias becas internacionales que lo llevan a estudiar a Aviñón (Festival International de Théâtre 2007), Barcelona (Sala Beckett 2011), Nottingham (World Event Young Artists 2012), Santiago de Chile (Teatro Amplio, residencia 2014), Buenos Aires (Panorama Sur 2015) y Montpellier (Centre Dramatique National 2015). Sus textos han obtenido diversas distinciones, entre las que se destacan el Premio Nacional de Literatura, el Premio Onetti de la Intendencia de Montevideo, el Premio Florencio de la Asociación de Críticos, el Premio Molière de la Embajada de Francia y el Fondo para la Formación y la Creación Artística 2012-2014 del Ministerio de Educación y Cultura. Sus textos se han llevado a escena en Uruguay, Argentina, Brasil, Colombia, México, Estados Unidos, España, Inglaterra y Francia. Integra el repertorio de la Comedia Nacional desde 2009 con el estreno de su pieza “Ararat” en el Teatro Solís. Ha editado los libros Dramaturgia imprecisa (Estuario, 2009), Sobre la teoría del eterno retorno aplicada a la revolución en el Caribe (Banda Oriental, 2013) y Trilogía de la revolución (Estuario, 2015). Publicó artículos en revistas especializadas de Madrid (Primer Acto), La Habana (Conjunto) y Santiago de Chile (Apuntes de Teatro). Ha sido traducido al francés, inglés y portugués.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: