Posteado por: saquenunapluma | 03/15/2015

Reflexiones sobre el inicio del montaje, condiciones del ámbito teatral, desarrollo y culminación de – El Pelícano- de strindberg.

000120768 pelicano hugo alvarezREFLEXIONES SOBRE EL INICIO  DEL MONTAJE, CONDICIONES DEL ÁMBITO TEATRAL, DESARROLLO Y CULMINACIÓN  DE – EL PELÍCANO- de STRINDBERG.

Por Hugo Alvarez

Uno puede explicar algunas cosas;  por qué eligió la obra, como se gestó, como se desarrolló el proceso de los ensayos y como se arribó al final, pero siempre es una declaración intelectual, razonada, sesuda, que suena a inteligente y no siempre expresa  el verdadero quilombo que todo significó, y no estoy negando para nada la creatividad empleada por todos. Dado que el teatro es absolutamente colectivo, y no podría ser de otra manera,  que el caos, es casi  lo normal. Por eso siempre se necesita un conductor avezado en aguas tormentosas, sino  sucumbe,

Esta obra no la elegí, estoy convencido que me eligió ella a mí. No recuerdo cuando la elegí, ni cuando la propuse, solo sé  que me tomó de tal manera, que mi mujer llego a decir, nunca vi que una obra te tomara de tal manera, tan obsesivamente. Siempre use el mismo entusiasmo, por no decir la misma  pasión en mis montajes, pero no puedo negar lo que dice mi mujer.. Al inicio pensé que mucho de mi dedicación se debía a los muchos años que viví en Suecia, algo  que es cierto, y  que mucho me ayudò, releer  material en sueco que había acumulado en estos años sobre Strindberg , me facilitó en mucho enredarme un poco en su mundo. El era un genio, no era un  loco,  que odiaba a las mujeres. Las amaba profundamente, sino como se explica la cantidad de casamientos que tuvo, sin contar la larga lista de amantes. Así hablan  los que dicen “entender” a Strindberg, y no saben entenderse ellos. Estos abundan en el mundo entero.  Para mí fue importante buscar un elenco que se  pareciera al mundo que había imaginado y también atendiendo a la realidad de mi teatro, de mis compañeros y la realidad laboral de los actores. Muchos trabajan y  y disponen de poco tiempo, porque a veces están ensayando uno  espectáculo  más, y actúan los fines de semana en otros. También se  ha instalado la convicción de solo ensayar como máximo dos veces por semanas ,  cuando mucho. Ni hablar de aproximarse a representarse ya en actuación a más de una función. Esa batalla debemos darla los que hacemos teatro. Luchar por más días de ensayos 4 semanales y actuar al  menos 2 veces los fines de semana, Elevar el nivel de preparación de los actores. No cantamos, no bailamos, no hablamos idiomas, ni sabemos muchas veces decir con claridad un texto y emitirlo, y que el espectador al menos se entere de que se habla en la escena. Los actores en general,  no leen, ni libros, ni el periódico, tampoco ven teatro, ni cine. Adónde vamos los actores? ¿Para atrás? Algunos sí, pero por suerte siempre existieron las minorías que tienen una actitud  valiente, responsables,  y son los que están siempre trabajando  y cambiando el teatro. Esos hombres y mujeres son mi aliento, mi fé.

En este mundo hacemos teatro, acosados siempre por la falta de recursos, los subsidios que no siempre salen, y cuando aparecen,  no cubren todo y aquí el público también tiene su responsabilidad. También ellos deben elevarse culturalmente, apoyar las expresiones válidas de ese nuevo teatro que existe.  Cuando van a ver a la figuras de la tele en teatros comerciales, les meten las manos en los bolsillos y pagan, no sé si felices, pero dejan por espectador alrededor de $300.- y cuando van al teatro independiente, si pueden mangar  las entradas, lo hacen. Hay mucha gente de la culturaque si pueden colarse con entradas de favor, lo hacen. En todo este mundo hacemos teatro, gestamos obras y sabe Dios lo que a veces puede salir.  Estas cosas que menciono que  parecen no tener nada que ver con la gestación, desarrollo, etc,etc.,  si tienen y mucho que ver e inciden y a veces dan por tierra con más de un  excelente proyecto. Por eso hay que mencionarlo. Nada es idílico. Aun así tuvimos suerte todos nosotros, en el grupo de trabajo de El Pelícano, nos elegimos bien, con responsabilidad, y algo que parece pertenece al peronismo; con  lealtad.

Trabajamos 3 veces por semana hasta 4 horas diarias. Discutimos muchos sobre Strindberg, su obra, su mundo, nuestro mundo de hoy. Fue una experiencia fantástica, con altibajos, hubo que prescindir de actores que no encajaban en el proceso y además este director no quería tratar la obra de manera realista, por no decir de manera convencional,  como es el teatro que dé común vemos a diario. Trabajamos en la búsqueda de un escritura diferente,  que se desprendía del texto, del tema, y navegamos el expresionismo, el surrealismo, lo onírico y el dialogo con las imágenes fílmicas, no como ilustración de lo que pasaba, sino como resultado del sentir de los personajes. Trabajamos lo coral y digo canto, nos entrenamos con una profesional que nos enseñó mucho a todos. Debo rescatar una  hermosa y dolorosa experiencia. A este director le toco caer enfermo, pero nunca falté a ningún ensayo. Perdí el apetito, adelgacé, estaba agotado  y sentía que las fuerzas me dejaban, finalmente a mi edad, tengo 81 cumplido me dije no me vencerán los fantasmas, ni brujas, ni aparecidos, ni  el dolor del pasado de  mi infancia porque allí apareció mi padre muerto hace años y el mundo pasado me envolvió. Mis compañeros pueden atestiguar sobre lo que digo. Aun así  hemos llegamos al estreno con grandes  inseguridades, y dudas. Pobre del que no las tenga. Sin soberbia, pero si con una gran honestidad intelectual, este grupo me enseñó muchas cosas. Espero haberles devuelvo algo en compensación también.  Hemos logrado en gran parte lo que buscamos, otras cosas quedaron en el camino. Discutimos muchos con el escenógrafa, el músico, el realizador de imágenes y el diseñador de iluminación, porque no esfácil coincidir. Venmos de formaciones, edades, y experiencias distintas, aún asi pudimos coincidir en gran parte y el trabajo fue creativo, en una obra dura, profunda, con conflictos actuales y lacerantes, y personajes agotados, vencidos, pero dando lucha hasta el final. Es la obra de un gran  visionario, un creador de personajes gigantescos por sus dimensiones humanas y controvertidas y un deseo  apasionado por corregir este mundo donde el hombre se come al hombre. Una obra tal vez escéptica, pero no menos real, que la vida que vivimos. Fue un luchador en el teatro y un desesperado combatiente en su vida particular. Era un socialista que veía un mundo que ya anunciaba su apocalipsis.

Bueno, eso es parte de lo que me propuse escribir  o es lo que me salió.

Hugo Alvarez, director y parte del elenco de El Pelícano.
Funciones los sábados a las 21 hs en Corrientes Azul, de Av Corrientes 5965


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: