Posteado por: saquenunapluma | 03/15/2015

Mariela Asensio: sobre los orígenes de Nadie Quiere ser Nadie

nqn1jpg700

Nadie quiere ser Nadie (Historias de la clase media)
Por Mariela Asensio


Este año el CELCIT cumplió 40 años, y su director Carlos Ianni, me propuso crear un espectáculo allí. Acepte inmediatamente y comencé a pensar que mundo iría a manifestar. Qué hacer, por dónde ir.

Nadie quiere ser nadie (historias de la clase media) nace a partir de tres disparadores: Los días que pasé en un barrio cerrado durante unas vacaciones; un video en youtube en el cual una señora increpa a su empleada doméstica y mi propia reflexión acerca del oficio del teatro en relación directa con el dinero.

La obra intenta ahondar sobre el pensamiento y las conductas de un sector de la sociedad, a la que podemos englobar bajo el título de “clase media”, y que abarca a personas y realidades muy diversas. Desde familias que viven en countries, pasando por empleados, artistas y profesionales con mayor o menor suerte. Apoyándose en el humor como herramienta critica, cuestiona y expone las relaciones de poder en la vida familiar y en el ámbito público, la eterna inconformidad de un grupo humano al que nada le alcanza para estar en paz consigo mismo y su realidad, y la idea de que las prácticas de consumo son uno de los elementos que lo constituyen.

Pero ¿Quiénes son la clase media? esta pregunta en apariencia simple abrió de pronto un interrogante en mí. ¿Acaso pertenezco a ese medio amplísimo y diverso? ¿Qué determina que uno está ahí? El medio; ese exacto lugar por sobre todas las cosas aspiracional.

¿Dónde está el medio? ¿El medio de qué? ¿Quiénes están ahí? ¿Quiénes son? ¿Por qué esta tan instalada la idea de ascender? ¿Por qué en términos generales el sueño no se parece a la realidad? ¿Por qué nunca nada alcanza? Cómo le está yendo al otro ¿es parámetro de mi propia suerte?

En el afán de encontrar respuestas a estos interrogantes comencé a entrevistar personas. Empecé por mi propia familia, y seguí con desconocidos: Artistas, empleados en relación de dependencia, profesionales autónomos, desocupados, free lance, monotributistas, nuevos ricos, gente que hace una cosa pero muere de ganas de hacer otra. A todos les hice las mismas preguntas y en medio de toda la diversidad el común denominador fue la disconformidad. Nadie estaba conforme y eran pocos los que se animaban a decirlo, en cambio, intentaban justificarlo con orgullo. Aunque los más sinceros fueron rotundos son sus fracasos – o lo que ellos llaman fracaso – y no fueron nada sutiles a la hora de pensarse a sí mismos como un proyecto trunco de lo que alguna vez imaginaron para sus vidas.

Escribí NADIE QUIERE SER NADIE (Historias de la clase media) a partir de lo que la gente real me confeso de sí misma. Fue un proceso intenso, profundo y divertido. En el cual lo verdadero se volvió rápidamente ficción y paso a ser parte de un mundo nuevo.

Hacía tiempo que no hacia un casting, y decidí hacerlo otra vez. Conocer gente nueva. Abrir el círculo. Por lo que convoqué actores y actrices para audicionar. La respuesta fue superadora. Más de mil postulantes enviaron su material y muchos de ellos me confesaban vía mail lo identificados que se sentían con la propuesta. Más de uno me conto alguna confidencia, me hablo de la sensación de fracaso, de que no quieren ser nadie. Fueron días muy agotadores pero productivos. Vimos a cuatrocientas personas preseleccionadas, una por una, conociendo sus aspiraciones y motivaciones. Cuidándolos para que se sientan cómodos, pero por sobre todo muy agradecidas con ellos por brindarse tan generosamente.

Finalmente se armó el elenco. Un elenco inmejorable en calidad humana y de enorme talento. Ensayamos mucho en poco tiempo. Fue como hacer un retiro espiritual. Les exigí tanto que me río de mi misma cuando lo pienso. Y ellos respondieron al cien por ciento y más. Como entendiendo mi exigencia a veces hasta irracional. Dando hasta lo imposible por entregarse a la idea, al mundo, al juego.

Nos quisimos de entrada. Somos tan diferentes y estamos tan en sintonía que a veces es perfecto estar juntos. No recuerdo haber armado un elenco tan ecléctico como este. Es muy disfrutable vernos unidos y sonrientes, orgullosos del trabajo compartido y construido.

Aquí estamos, estrenando obra con pasión y alegría. Una obra genuina, en la que cada uno puso todo y más.

Ojala los atraviese por algún lado, como lo hizo con nosotros.


+ INFO
Nadie quiere ser Nadie (Historias de la clase media)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: