Posteado por: saquenunapluma | 02/11/2015

Menea para mí :: Notas sobre el proceso de creación / Por Mariana Cumbi Bustinza

9b


La verdad es más dura que el amor. En mi mente estaba Menea para mi hacia años, cuando cursaba en el  IUNA, sin título, solo imágenes, canciones y algunos diálogos. Cada vez que iba escuchando música y sonaba cumbia en mis oídos, me aparecían cosas de menea, la soñaba despierta, pero nunca llegaba a plasmarlas en papel. Hasta que el año pasado me puse a escribir muchas cosas que me habían pasado a mí, en mi adolescencia: me hice hincha de Huracán y amiga de la barra brava, iba al comedor comunitario todos los sábados, religiosamente iba los fines de semana a Meteoro bailable, lloraba por Daniel Agostini. La cumbia se convirtió en una realidad inevitable de eludir, la amaba y sin darme cuenta era parte esencial de mi vida. Muchas más cosas fueron sucediendo en esa etapa. Crecí, aprendí, experimenté.

Yo sé lo que es: ver gente caer por un tiro; el gusto de la comida vencida; vivir sin gas en invierno; la procesión por el barrio cuando alguien muere; el miedo a morir; luquear plata para entrar al baile;  cagarse a trompadas; una invasión de bichos colorados y dormir sobre ellos; vivir con piojos continuamente; el olor a humo en la ropa; ir en cana; pelear con la policía;  sentir que no tenés nada. Y fui transformando todo eso en ficción, hasta crear esta historia de amor y un protagonista masculino: “El Masi”. Como tenía muy claro que quería que fuera una obra que tenga danza, teatro y música, lo convoqué a Facundo Salas (músico) y nos pusimos a componer los temas originales para tenerlos listos. Queríamos que canten en vivo. Cuando terminé de escribirla hice un casting de bailarines, actores y cantantes, porque necesitaba que haya un poco de todo. Y una vez que tuve armado el elenco, arrancamos con los ensayos.

Fue un proceso de ocho meses, en los cuales ensayábamos dos veces por semana. Al principio había menos textos y más coreografías, pero después fue necesario ir sumando texto, porque había escenas que necesitaban ser claramente de teatro. Investigamos  e investigué con el cuerpo las diferentes situaciones y sensaciones de cada momento de la obra para que cada escena pase antes por el cuerpo que por la palabra, para luego unir todo. Eni mi mente tenía muy claro lo que quería. Entrevistamos  chicos de distintos barrios para poder conocer su visión. Vino Tomas Cutler, profesor de teatro de la Villa La Cava, a contarnos su experiencia. Me contacté con Germán Matías, un pibe de un barrio bajo y le propuse que haga un prólogo en vivo. Venía a los ensayos y nos mostraba su mundo desde adentro, nos acercaba a sus sensaciones, sus experiencias. Finalmente se convirtió en parte del elenco, así que ahora no solo hace el prólogo sino también es un personaje de la obra, lanzándose así, como actor. Miramos películas y documentales que tratan esta temática y que hablan de la adolescencia, sus angustias, temores y pasiones. A medida que pasaban los ensayos íbamos trabajando con el escenógrafo, Agustín Adesso, cómo sería la escenografía que tendría Menea. Queríamos que fuera de alguna manera simbólica. Siempre traté de transmitir todas mis vivencias y sensaciones, para que los actores y las actrices pudieran apropiarse de ellas. Utilizo el lenguaje de la danza el teatro y la cumbia, escapando un poco así del realismo, pero esto es real, esto sucede.

Mariana Cumbi Bustinza, autora y directora de Menea para mí.


Funciones los domingos a las 20.30 hs en El extranjero Teatro, Valentín Gómez 3378


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: