Posteado por: saquenunapluma | 10/07/2014

Otra Changa :: sobre el proceso de creación, por Diana Valiela, autora y directora

obra camarinComenzamos este proyecto con el grupo Cara a Cara. Charly Wesesnack actor,  Marcelo Arredondo actor, Ana Bravo asistente y yo en la dramaturgia y dirección .

¿De qué queríamos hablar? Hacía un tiempo, daba vuelta con  la siguiente escena:

Interrogatorio en una comisaría (solo voces en off)

Policía: -¿Domicilio?
Ladrón: -No tengo.
Policía: -¿Estudios?
Ladrón: -No tengo.
Policía: -¿Un auto con estéreo, un sillón con L.C.D? ¿Tampoco? ¿Y usted me dice que esta acá por ladrón?    

Fin

1-¿Habíamos robado a los otros, todo lo que teníamos acumulado y  ahora venían por sus cosas?

2-¿Le pedíamos, al otro,  al que está afuera, que tenga el comportamiento del que está adentro,  pero sin sus beneficios?

Con estas preguntas, comencé a trabajar. Por su lado los actores arrancaron proponiendo personajes, situaciones, textos, que nos acercaron durante un año de investigar a dos personajes de la calle. Un señor que trabaja en changas de seguridad y un canillita (vendedor de diarios callejero). En el segundo año de trabajo comenzó a inquietarme la idea de “entrar” ¿Cómo lograr que estos personajes ingresen al mundo de los de adentro? No me interesaba la idea de Lula (de pobre a Presidente) Sin restarle mérito, me interesa mucho más los millones que quedan afuera. Un solo ganador. Se me resbala el material. No podía asirlo.  Quizás el lenguaje, quizás el gesto acotado, quizás un mundo sin héroes.  No solo no tenía héroe, tampoco tenía la posibilidad de ascenso social. La vida de los personajes pasaba por afuera y se mantenía afuera. No los vamos a dejar entrar. Y desde afuera las cosas no salen bien. El afuera comenzó a convertirse en un afuera simbólico. Un “del otro lado”. Sin perder la perspectiva social.  Entonces comienza la idea de intentar entrar, de intentar ganar algo en esta repartija de lugares sociales. Los personajes empiezan a moverse en un escenario fracturado. Así vi la luz. Una luz fragmentada. Una luz que solo enmarca el lugar donde pasa la acción. Lo demás es oscuridad. Es orfandad. No hay nada más allá de esto que acontece. Entrar. Están decididos a entrar. Nos vamos dando cuenta en el trabajo con los actores y la asistente que los personajes tienen las cartas marcadas y no son la de ganador. Nos vamos dando cuenta que darán vueltas sobre un intento que de antemano está perdido.

Más allá de los esfuerzos y estrategias de triunfo que los actores aportaban a los personajes para sacarlos de sus lugares volvían a quedarse afuera. ¿Son ellos los que no entienden el juego?

No teníamos entre manos una obra de las que deseaba hacer. No tenía entre manos un mundo mejor para ellos. De ninguna manera los iba a dejar derrotados. Con esta contradicción llegamos al final . Y así comenzó a transitar su camino con el público.


 

 Diana Valiela autora y directora de la obra de teatro Otra Changa que se da en el Camarín de las Musas los domingos 20 hs

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: