Posteado por: saquenunapluma | 08/01/2014

La razón blindada :: de Arístides Vargas :: Sobre el proceso de trabajo bajo la dirección de Román Caracciolo

La Razon blindada

 

 

La Razón Blindada
Fundamentación teórica y proceso de trabajo.

Del texto:

Fue escrito en homenaje al hermano del autor que fue privado de su libertad por la última dictadura militar en nuestro país y confinado a una cárcel del sur en la que los reclusos estaban obligados a mantener contacto con otra persona sólo tres horas por semana. El autor propone mostrar los encuentros de dos personajes durante tres horas los domingos a la tarde. Los encerrados encuentran una manera de liberarse de una situación agobiante a través de momentos lúdicos en los que se distribuyen los roles arquetípicos de de la Mancha y Sancho. Ahora, sin la urgencia de combatir a la dictadura, el sentido de la obra puede ampliarse a cualquier situación de encierro extremo e incluso extenderse a la situación existencial del ser humano. El desarrollo en el tiempo de estos encuentros se presentan de manera fragmentada y cada momento está yuxtapuesto al siguiente, sin puentes narrativos ni transiciones. Carece de una historia lineal, el espectador va a recibir impresiones casi sin argumento. El lenguaje que utiliza el autor es poético, por momentos influenciado por el surrealismo, las paradojas y los juegos de palabras. Los diferentes encuentros pueden tomarse como recreos en sentido escolar del término, cuando el juego es la herramienta para el conocimiento del mundo. En la situación fundamental que propone “La razón blindada” el juego se convierte en un vehículo de liberación por la imaginación. Y el recreo como suspensión del tiempo. Extraigo una frase del libro “El recreo de la infancia” de Eduardo Bustelo: “el re-creo diluye la negatividad del mundo, derrotada por la alegría”

De la puesta en escena:

De la actuación: propuse a los actores Julián Howard y Enrique Cabaud recuperar el sentido lúdico de las acciones dramáticas y las palabras, sin buscar la comprensión lógica y psicológica. Son acciones sin utilidad práctica que se enmarcan en el proceso de la imaginación. Trabajamos sobre la superposición de personajes ya que actúan a los encerrados y a los que crean para cada uno. Incluso una de los personajes es el que establece la comunicación directa con el público desde el encerrado. Estos planos de actuación van imbricándose sin transición. El texto será vertido de manera naturalista, sin buscar lo sentencioso ni grandilocuente.

Del espacio escénico: con el escenógrafo Pepe Uria trabajamos sobre la imagen de un patio en una casa y su piso de baldosas. Se elaboró un tapete de 6m. x 4m. de lona plástica sobre la que se ploteó el dibujo de las baldosas combinando el color bordó y amarillo maíz. Durante el espectáculo los actores no saldrán de este perímetro. Cada uno tiene un espacio en los límites que expresará la salida a su lugar personal de reclusión. Por la postura corporal se los ve “estampados” sobre una pared. Se incorporan al tapete 4 sillas de distintos estilos y muy usadas, como si fueran ya descartadas. Y una silla de niños que es nueva, como recién llegada al lugar. Todas estas sillas contruídas con materiales nobles, sin nada de metal o plástico

Del vestuario: también con el escenógrafo se elaboró el vestuario con la idea de ropa muy usada, que en algunos casos no coincide con las medidas de los actores. Se trata de una vestimenta en capas, como si llevara todas sus pertenencias encima.

De la iluminación: con el iluminador José María Hermo buscamos movernos entre una luz cálida y una luz fría. La cálida en el lugar del juego y la comunicación entre los personajes y la fría en los lugares particulares de encierro. Sobre esta base se elaboraron los pocos movimientos de luz del espectáculo.

De la música: imaginaba el sonido de una guitarra que se escuchaba al comienzo y al final. Convoqué Al músico Francisco Caracciolo quien, junto con Eduardo Lucente, elaboró un fragmento musical original que expresa la vitalidad en el desarrollo de la soledad, evitando caer en la nostalgia y el pesimismo. La imagen sobre la que se trabajó es la de un río de montaña en el momento del deshielo y su trayecto hasta desembocar en el mar. Con el correr de los ensayos trabajamos la posibilidad de incluir, en momentos muy precisos, pequeños acordes del tema principal, como si los trajera y los llevara el viento en la llanura.

Román Caracciolo, director de La Razón blindada de Arístides Vargas. Funciones viernes 20.30 hs en Pan y Arte de Boedo 876

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: