Posteado por: saquenunapluma | 02/28/2014

En un espectáculo de improvisación, hay dramaturgia? :: Por Javier Zain, actor, docente y director.

Paguer ImproviseiyonnewsEn un espectáculo de improvisación, hay dramaturgia?

Claro que sí, de la más pura, de la que todo dramaturgo ansía tener, de esa que es libre de pretensiones y prejuicios, esa que es decreación espontánea. No hay un libro el cual seguir al pie de la letra, pero sí un sistema creado, con sus características y reglas el cual hay que respetar, y que tiene por objetivo no solo organizar el juego, sino, generar las condiciones necesarias para que el alma del espectáculo sea transmitida al público.

En la impro siempre se parte de algo y siempre se remite a un imaginario común con el que el espectador pueda identificarse. En la impro se sueltan los instintos y se deja fluir el caudal de información que tenemos dentro, consciente o inconscientemente. Un actor improvisador se entrena para estar disponible física, emocional y mentalmente, abierto a todo estímulo que pueda llegar y a poder reaccionar frente a él. Un improvisador escribe accionando, creando personajes, encuentros, situaciones.

En mi experiencia, además de ser actor, dramaturgo y director en obras de teatro de autor, dirijo y entreno a actores en la improvisación y ambos mundos se nutren uno del otro, contagiando sus virtudes, enriqueciéndose mutuamente.

Como dramaturgo dejo que los personajes vivan su vida, se expresen diciendo lo que piensan, como si hubiera un escenario en mi cabeza y ellos hicieran su obra, convirtiéndome a mí más en un taquígrafo que en un autor.

La libertad que experimento como actor al improvisar la uso al escribir, y la visión o perspectiva que me da el ser dramaturgo me ayuda aorganizar mi trabajo como actor-director improvisador.

 

Al poner en escena un espectáculo de improvisación, como Paguer Improviseiyon, hago ciertas elecciones: creo personajes para el elenco, decidiendo un lugar desde el cual se va a improvisar; hago un diseño de arte que incluye vestuario, escenografía, utilería, luz y banda de sonido; hago un montaje en el espacio, tal vez alguna coreografía, algún texto. Y según mi parecer, todo lo que ocurre sobre el escenario es texto, es dramaturgia. Todo cuenta. Todo es un signo que está cargado de contenido. Desde un texto dicho, pasando por el color de un objeto, una luz y hasta una acción sutil. Todo contribuye a armar el relato, a contar la historia. Todo ese diseño, esas decisiones que se toman al hacer el montaje, son la dramaturgia en la impro.

Y una vez iniciado el espectáculo, una vez en escena, todos los elementos escogidos y la técnica entrenada por los actores, se ponen en movimiento para crear un texto vivo que se va escribiendo a cada instante, y lo que es un verdadero acto de entrega… se descarta una vez acabado. El improvisador atesora la vivencia, pero deja atrás escena hecha para estar nuevamente disponible para lo que sigue.

También como autor de obras de improvisación, tengo un objetivo o mensaje que transmitir al público. Quiero que el espectáculo le haga llegar ciertas emociones, o ideas, o energías, y creo o combino juegos, y los nutro de arte, para lograrlo. Cuando pongo en escena una obra de impro mi desafío es el de poder generar una estructura sumamente rica para dar contención y enmarcar el increíble trabajo de los actores que salen al encuentro de lo que en cada función el público le proponga.

Los actores saltan al vacío, pero rodeados de elementos especialmente pensados para que los ayuden en la creación espontánea.

La dramaturgia en la impro se construye también en el entrenamiento o dirección actoral. Haciendo que el actor conecte con sus impresiones del mundo que lo rodea, y preparándolo para que pueda expresarlas en el formato que se requiera. Podríamos decir que es como una dramaturgia colectiva, en la que los actores, el director y hasta el público con su participación, se unen para armar una historia basados en ciertas pautas y librados al juego mismo.

El tesoro más grande que tiene la impro es la habilitación del juego como motor de la creación. Desdramatiza al dramaturgo! Le da libertad. Le quita peso. Lo entrena en la confianza, en escuchar sus instintos y en dejarse fluir.

Javier Zain, actor, docente y director.

 

PAGÜER IMPROVISEIYON, dirigida por Javier Zain puede verse en los viernes a las 21 en el Teatro SHA (Sarmiento 2255)

Javier Zain

Es productor integral en artes escénicas.

Dramaturgo, actor, productor, director y profesor de artes escénicas.

Con formación en distintas disciplinas artísticas (teatro, canto, danza jazz y clásica, acrobacia, clown, improvisación, música, producción y realización en medios audiovisuales).

Desde 1997 ha participado en producciones teatrales y audiovisuales como actor, dramaturgo, director y productor.

Sus obras han sido reconocidas por la prensa y premiadas en repetidas oportunidades (premios A.C.E., Teatro del Mundo, ATINA, Premio Hugo, y Clarín Espectáculos).

También está abocado a la docencia en artes escénicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: