Posteado por: saquenunapluma | 02/26/2014

El proceso creativo de Renée, por Javier Ulises Maestro, su autor y director

renee payroSiempre hay una primera vez para todo. Por suerte esta verdad, nos ayuda para poder emprender una tarea que hasta ese momento nos fue ajena y nos provoca vértigo, producto del respeto a los que la transitan con holgura o por la preocupación de llegar a un buen producto, sin entender que lo mas precioso es el proceso en si mismo.
No es casual que el personaje de Reneé lo diga en la obra:

“Tiempo al tiempo. Hay que transitarlo moncherie, instante a instante… lo importante es el aquí y ahora. Disfrutar el momento….Lo que paso es imposible de modificar por más que duela. Simplemente hagamos las cosas bien hoy para que mañana tengamos buenos resultados….paso a paso.”

La escritura de la pieza fue en dos partes. Hubo un intento fallido de puesta en escena de la primera versión y por fortuna, en el segundo intento, corregir a la distancia los errores, hizo madurar más el texto.
En mi inexperiencia, el personaje protagónico tocaba el piano. Teniendo en cuenta que no sumaba a la trama, mas la complejidad del personaje, y la necesidad de un actor diestro en el arte musical, el casting se me hacia dificultoso….y por la forma de producción del teatro independiente, la realización era casi imposible.
Creo que hay un dicho que dice…” hay veces que mas es menos”, este es uno de mis mayores aprendizajes con RENEE.

También existió lo fortuito.
Antonia De Michelis, que además de representar a Orfidia en la obra, realizo el vestuario, me ofreció un vestido de novia antiguo ya que en la obra se hacia referencia. Fue el disparador en la escritura posterior del monologo de Blanca (Maria Laura Cali) que potencia la imagen del final con Reneé (Juan Pablo Mathet) usando la prenda casi como mortaja.
Otro aprendizaje… también hay que darle lugar a lo intuitivo.

Soy actor y ese es mi oficio. Las circunstancias me pusieron en este lugar, pero creo que tanto en la escritura como en la dirección no pude sustraerme de la actuación.
Los aportes que hicieron mis compañeros desde su interpretación, (me falta nombrar a Alejandro Genusso y Humberto Costa) cerraron el ciclo desde lo creativo.
Cuando el dramaturgo también dirige, puede quedar empantanado en una imagen literaria, que poco ayuda a la acción dramática y que impide a la obra fluir por los caminos de la teatralización.
La última enseñanza que me dio RENEE es casi budista entonces. Es importante desapegarse del texto y entender que lo que uno escribió, tiene otras lecturas y que el resultado final, es la sumatoria de un conjunto de talentos. El teatro es un arte colectivo.

Javier Ulises Maestro, autor y director de Renée. Sábados a las 21 hs en el Teatro Payró

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: