Posteado por: saquenunapluma | 02/21/2014

Las palabras que tienen gesto : Por Eugenia Pérez Tomas, autora y directora de Las Casas íntimas

Eugenia (1)

Las palabras que tienen gesto.

Las casas íntimas es una obra que empezó a gestarse en 2011. Los encuentros impulsados por el deseo de contar desde el punto de vista de una mujer su vida cotidiana en la ciudad. ¿Qué hay de tradición en la vida moderna?

¨El deseo de contar desde el punto de vista de una mujer su vida cotidiana en la ciudad¨ no es suficiente para hacer una obra de teatro, no alcanza con eso para escribirla. Sí, el deseo es motor de escritura y es motor de pensamiento, pero, ¿qué más?

Palabras. El germen de la obra: una palabra. Una palabra que fecundó otra y tuvo cría de palabras y familia.

Una imagen me persigue: es ella, el personaje, que se llama como el olor, como el sabor, que tiene un nombre sensorial. Anís, con la piel de pasto.

Ensayamos e hicimos pruebas en el espacio. Desde dónde decir, bajo la amenaza de la imagen. Como si debajo de todo lo que se hace estuviera el personaje con la piel de pasto expresando la obra soy yo.

La obra no es hasta que se vuelve a hacer.

Todavía no hay obra, en esta instancia del relato:

hay una imagen que persigue, un deseo que motoriza y gérmenes de palabras que se reproducen.

Utilizamos referencias que nos permitieron encontrar puertas para profundizar. Textualidades que producen bloques concretos en la marea de la creación.

Escribir sobre el proceso de la obra me ubica en esa marea. Por lo tanto, es posible que esta composición del cómo no sea concreta.

Lo concreto es el texto dramático, es la experiencia de la obra.

Y los restos.

Todas las posibilidades que no fueron descansan en los archivos y en el éter. Las decisiones fueron tomadas. Hay una pieza que se desentiende del resto de las hipótesis.

Es una mujer que se mueve por la ciudad mudando pocas pertenencias. Lo hace con una alfombra, que es su piel.

Practica un estado oriental, de desapego. Piensa que puede construir su vida sin pertenencias. Y vacila.

El personaje se camufla con las cosas de los otros. Desde ahí habla. Se desentiende y construye.

Lo que dice sostiene el relato y hay disputa con lo que no se nombra.

Volver a la marea de la creación, con la obra transitada me permite la siguiente afirmación: Es un intercambio entre lo virtual y lo corpóreo.

La fortuna está en el gesto de las palabras.

 

Eugenia Pérez Tomas, autora y directora de Las Casas íntimas.
Funciones: Sábados a las 21 hs en Silencio de Negras

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: