Posteado por: saquenunapluma | 11/11/2013

Formas breves :: Ricardo Piglia :: Anagrama

formas breves piglia

En este libro, y recuperando líneas ya inauguradas en Crítica y ficción, Ricardo Piglia insiste en experimentar formas anómalas de la crítica. Una serie de breves narraciones conforman este texto que atiende tanto a problemas ligados a la  literatura y a la praxis de la escritura de ficción como a la lectura y escritura críticas. Por un lado, la mirada sobre la literatura está orientada a iluminar cuestiones ligadas a la  construcción de la fábula; a las posibilidades de narración de la experiencia; a la conformación de la experiencia a partir de las narraciones (leídas); y a la significación de los finales y los cierres.

Por otro lado, al mismo tiempo que reflexiona sobre la creación literaria, Formas breves presenta hipótesis acerca del discurso que tiene por objeto a la literatura postulando que la crítica es la forma
moderna de la autobiografía: “Uno escribe su vida cuando cree escribir sus lecturas”, dice Piglia. Ana Principi

Fragmento de Nuevas Tesis sobre el cuento, capítulo incluído en Formas Breves

El sentido de un relato tiene la estructura del secreto (remite al origen etimológico de la palabra se-cernere -poner aparte), está escondido, separado del conjunto de la historia, reservado para el final y en otra parte. No es un enigma, es una figura que se oculta.
Borges ha narrado en un sueño la sustracción de esa imagen secreta que irrumpe al final como una revelación y permite por fin entender. El sueño está en Siete Noches y su forma es perfecta.

Cuenta Borges:

“Me encontraba con un amigo, un amigo que ignoro: lo veía muy cambiado. Muy cambiado y muy triste. Su rostro estaba cruzado por la pesadumbre, por la enfermedad, quizás por la culpa. Tenía la mano derecha dentro del saco. No podía verle la mano que ocultaba del lado del corazón.
Entonces lo abracé. sentí que necesitaba que lo ayudara: “pobre mi amigo”, le dije. “¿qué te ha pasado?”; “¡qué cambiado que estás!”
Me respondió: “sí, estoy muy cambiado”.
Lentamente fue sacando la mano. Pude ver que era la garra de un pájaro”

(…)

El argumento en un instante gira y encuentra su forma, el relato está en la mano que está oculta.
La forma se condensa en una imagen que prefigura la historia completa. Hay algo en el final que estaba en el origen y el arte de narrar consiste en postergarlo, mantenerlo en secreto y hacerlo ver cuando nadie lo espera.

Kafka tiene razón: el comienzo de un relato todavía incierto e impreciso, se anuda sin embargo en un punto que concentra lo que está por venir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: