Posteado por: saquenunapluma | 03/16/2013

Dramaturgia: el valor de la imagen generadora en la escritura teatral.

maqdeescribirDramaturgia: el valor de la imagen generadora en la escritura teatral.

Hace ya muchos años se acuñó el concepto de Imagen Generadora para nombrar el proceso generativo – metodológico – desde el cual concebir los inicios de la escritura teatral.  Adeudamos este concepto a dos grandes maestros de la dramaturgia: Ricardo Monti y Mauricio Kartun. Todos aquellos que fuimos formados en esta “escuela” – la de la imagen generadora – podemos testimoniar el valor y la eficacia metodológica de trabajar a  partir de ellas, para indagar el imaginario propio, aquel que se pondrá en juego y se expresará en el Universo que se recorte en la obra. Imágenes que provienen del mundo interno del autor, o del campo de su experiencia sensible, muchas veces de su recuerdo, o de sus sueños, o de la observación. O del cruce de todo ello.

Dice Ricardo Monti: [i]Sigo determinados principios que están dados por esas iluminaciones que tienen que ver con el trabajo con la imagen interna, con la imagen transportando teatralidad. Cómo trabajar los diálogos, los personajes y la estructura teatral desde las imágenes. Esa es la vía maestra”

Este punto de partida del trabajo de escritura lo concebimos en contraposición a (y hasta podría decir, en combate con) otros modos posibles de encararlo, como pueden ser Esquemas a priori de desarrollo dramático, o bien hipótesis netamente argumentales, narratológicas.

Así lo señala Mauricio Kartun en su libro “Escritos. 1975-2005”[ii]: “He preferido siempre el procedimiento creativo más natural y orgánico de la imagen generadora. Así he escrito todas mis piezas  y no me imagino trabajando de otra manera. (…) No es difícil comprender por qué el esquema dramático condena, casi sin excepción, a un drama esquemático: sucede que en éste los personajes son obligados a recorrer un trayecto prefijado que- naturalmente no puede tener en cuenta sus necesidades ni la enorme multitud de elementos que se le aparecerán en el viaje

¿Qué es una imagen?

Pienso siempre a la Imagen como esa unidad mínima, discreta  del Imaginario; en definitiva, el producto en el que se materializa la imaginación. En el diccionario María Moliner, entre sus acepciones, se encuentra esta: Imagen, cosa formada en la Imaginación. Imagen formada en la mente con apariencia de real. ¿En la mente de quién? Del escritor. Dice también el diccionario de la Real Academia Española que la Imagen es:  Representación viva y eficaz de una intuición o visión poética por medio del lenguaje. Es la palabra, la escritura, entonces, la que le da existencia a la imagen, en su traducción verbal de imágenes visuales, olfativas, auditivas, táctiles y gustativas; y también por medio de la configuración de Tropos, figuras retóricas propias de la expresión literaria, como la metonimia, la metáfora, la paradoja, el oxímoron; la hipérbole, y tantas otras.
Si tuviéramos que traducir esto al orden de la escritura dramatúrgica, pensamos entonces  que la imagen generadora se vincula con esas primeras coordenadas de tiempo y espacio habitadas y tensadas por la presencia humana que empiezan a gestarse en nuestra imaginación, que comenzamos percibir en un estado de latencia, nos pulsan y nos impulsan a desarrollarlas porque nos inquietan, nos persiguen, nos conmueven, nos interrogan incluso más allá de lo que la misma imagen revela.  Muchas veces no se presentan todos estos elementos (tiempo, espacio, persona), pero a medida que profundizamos en la indagación de la imagen, por vía de la asociación, la disociación, la bisociación, estos elementos se van revelando.
Una de las virtudes que nos provee en trabajo a partir de imágenes es que nos permite detenernos para profundizar en La singularidad, la particularidad que se expresa en esa imagen. Trabajar a partir de imágenes generadoras supone entonces también su proceso asociado, que permite expandirla, o acercarse para ahondar en su singularidad, que es el proceso de Indagación de la Imagen. O su interrogación.

Dice Rafael Bruza: “Una definición de imaginación que me gusta mucho es la de Bachelard `Imaginar no es conformar imágenes, sino deformar las imágenes suministradas por la percepción” Este es un concepto muy interesante, porque presupone que lo que hace el poeta no es, en realidad, describir, sino inscribir en su propia percepción aquellos objetos y por lo tanto deformarlos a la medida de cómo están en su interior (..) La imagen no se define por los objetos que colocamos lo que están presentes, sino por el tipo de relación que establecen”[iii]


La indagación de la imagen

El punto de partida para iniciar el proceso de Indagación de la Imagen, es su exploración por la vía de tres caminos, como también señala Mauricio Kartun en Escritos: la vertiente de la indagación sensorial (la exploración a partir de los 5 sentidos de la imagen, que posibilita habitarla; y por lo tanto darle vida, materialidad sensorial) la indagación poética (aquella metáfora que habilita la imagen, ese campo de remisiones que la imagen irradia y que la enlaza con los campos temáticos y las ideas contenidas en ella) y la indagación dramática (la percepción de las fuerzas en tensión, los campos dialécticos que habitan la imagen, que son en definitiva las que pondrán en movimiento a los personajes y al universo que late en las imágenes)

La indagación sensorial nos permite no sólo habitar la imagen, es decir habitar ese universo en su verdad con nuestro cuerpo (el del que escribe) que es condición sine qua non para poder percibir el cuerpo de los personajes; sino también poder traducir esa sensorialidad a la superficie textual de la obra, y mucho más que en las didascalias (las acotaciones), en las réplicas (la línea de diálogo). Para que haya sensorialidad en la escritura, es necesario que haya habido sensorialidad en la indagación.

Cuenta la escritora Claudia Piñeiro: “Mauricio Kartun me enseñó a no tenerle miedo a los sentidos y a hasta abusar de ellos cuando leyó una escena de Un mismo árbol verde, una obra de teatro que escribí mientras estudiaba en la Emad con él. La escena era acerca de una niña que miraba escondida detrás de un sillón cómo rompían la puerta de su casa en plena dictadura militar y se llevaban a su hermana. Me dijo: “Todas las puertas las destrozaron más o menos de la misma manera, con la misma prepotencia, con la misma impunidad que contás, tenés que buscarle a la escena algo particular, algo propio de esta familia y de ninguna otra. ¿Cómo olía la casa esa mañana?”. Entonces en la escena, que protagonizaba una familia de origen armenio, apareció el olor a menta, porque ese día estaban cocinando dolmá. Como la madre además planchaba una camisa al momento de la irrupción de la violencia en su casa, la plancha quedó sobre la tela y de a poco el olor a menta se mezcló con el olor a tela quemada. “Y desde entonces”, dice la protagonista gracias a esa indicación de Kartun, -“Cuando como dolmá espero con angustia que detrás del sabor a menta llegue el olor a tela quemada”. [iv]

 

La indagación poética. Otra vía de exploración de la imagen es aquella que nos conecta con las ideas, las tematizaciones que están contenidas en ella, metaforizadas, metonimizadas por virtud del procedimiento poético (la sustitución por comparabilidad o por contigüidad, según se trate de la operatoria de la metáfora o la metonimia).  ¿De qué me está hablando esta imagen?; que no es lo mismo que “¿qué quiero decir?” Porque es imposible fijar unívocamente los sentidos que irradia una imagen. “Aquel que trabaja sobre las imágenes en su acepción literaria, el que maneja y procesa visualidad y palabras descubriendo sus formas metafóricas y metonímicas (…) son estas figuras las únicas capaces de dotar a una pieza de esta maravillosa condición de representación cifrada de la realidad” señala Mauricio Kartun[v]

Desciframiento que nos permite también entonces, completar, complejizar la imagen para aproximarnos a esas zonas que rebalsan y trascienden la unidad narrativa de la obra, para conectarla con nuestro mundo de experiencia; y que nos acercan al concepto acuñado  por Umberto Eco para pensar cuál es la relación entre la obra artística y el mundo: el de metáfora epistemológica. Un procedimiento poético que no reproduce el mundo tal cual es, sino que se construye como complemento del mundo material para, metáfora mediante, elaborar un saber – en la medida en que lo interroga, lo cuestiona, o lo devela – sobre él.  El cuento es una imagen que razona, dice Gastón Bachelard.

Vinculo también la dimensión de la indagación poética a otra instancia: el tratamiento del lenguaje en la escritura dramática. La escritura dramatúrgica supone el trabajo sobre un registro del lenguaje que es el de la coloquialidad. El lenguaje con el que hablamos todos los días. Porque, en la dramaturgia, todo el despliegue del universo, e incluso el desarrollo narrativo se asienta sobre un único mecanismo: el del diálogo entre los personajes. Pero coloquialidad no significa la atadura a un registro expresivo determinado, sino que significa encontrar un registro de oralidad propio para esos personajes, que al leerlo en voz alta y suene al oído como posible de ser dicho por ese personaje, dentro del universo estético de la obra. Y este trabajo, que es la construcción de la Voz del personaje, lo sitúo también dentro de esta vertiente de indagación, y que retroalimenta, el tratamiento de la voz, la textura poética de toda la obra.


nino_argentino_kartun
En una entrevista en el marco de la Escuela de Espectadores, Mauricio Kartun cuenta sobre El Niño Argentino, obra escrita en Verso, que se apropia del procedimiento del Verso del género de la Gauchesca, ante la pregunta por  cuál fue Imagen generadora de la obra: “Aquella anécdota de las familias patricias que, a principios del siglo pasado, llevaban la vaca a Europa para suministrar leche fresca a toda la prole (…) Me impactó la potencia expresiva, metafórica, que tiene esta imagen en relación a la Argentina de ese momento Lo primero que me apareció tras la imagen fue la pregunta consabida: ¿y quién ordeñaba la vaca? Seguramente no un marinero. Llevarían un peón. (…) Analógicamente: qué pasa con ese peón que lo que conoce del viaje es sólo la bodega. Que lo único que ha recorrido de ese barco rumboso en el que se bebe, se juega, se baila, es ese lugar de encierro… Y qué pasa cuando llega a Europa. ¿Subirá al primer barco que regrese? En esa pregunta está el origen de El Niño Argentino. (…)  Al principio tenía imágenes de un monólogo: nada más que la relación entre el peón y la vaca. Y luego apareció el Niño Argentino. Es muy curioso, fue en realidad por sugestión de una pieza que yo entonces no conocía: Decadencia de [Steven] Berkoff, escrita también en verso. Escribir teatro contemporáneo en verso (…)  Empecé a percibir entonces que el verso es justamente un soporte ideal para ciertas textualidades que en el coloquial realista resultan imposibles. Que sólo gracias a la mediación de un procedimiento estético muy fuerte se podía sostener cierta obscenidad que intuía en mi propio material. (…)  Se transformaba en un procedimiento distanciador, estetizante, irónico y crítico, que me permitía decir y hacer las barbaridades más grandes con gran impunidad”[vi]

La indagación dramática. Esta vertiente de la indagación nos remite inmediatamente a dos nociónes centrales de la dramaturgia: la acción y el conflicto. Pinzamos, por medio de la indagación dramática de la imagen su contenido dialéctico, sus campos de tensión; aquellos que van a permitir a los personajes comenzar a movilizarse como tales. “El descubrimiento de las fuerzas que se mueven en el mundo imaginario”, dice Kartun.[vii]. Elegir una situación para ponerlas en movimiento, es la vía que nos permite comenzar a explorar el desarrollo de estas fuerzas.

A modo de cierre

Creo fervientemente en la idea de que la originalidad, la belleza, o lo inolvidable de una obra no está  tanto en la articulación de los conflictos, sino en el mundo singular que se despliega en torno a ellos. El sistema de imágenes que se monta sobre ellos.  Hace muchos años enseño dramaturgia trabajando analíticamente con un material que me resulta de referencia obligatoria para observar el funcionamiento de todos los elementos desarrollados en este artículo: El Partener, de Mauricio Kartun. El año pasado ví una película también bellísima: El Niño de la Bicicleta, cuyo despliegue dramático está articulado también sobre el mismo conflicto – tan potente y conmovedor – sobre el que se desarrolla El Partener: un hijo busca forjarse un espacio en la vida de un padre que no puede hacerle espacio, y que lo rechaza y expulsa de su lado. Observándolas a ambas en conjunto esta idea se verifica: es el mundo que se despliega sobre el conflicto central – con sus singularidades – lo que las vuelve potentes e inolvidables.

Cada cuatrimestre, cuando finalizo el taller de dramaturgia que imparto, en la última clase les pido a mis alumnos que hagan un balance, luego de haber transitado su primera experiencia de escritura, sobre el camino transitado. Todos insisten minuciosamente en lo mismo: el valor de trabajar la escritura a partir de imágenes, esa vía maestra de acceso al propio imaginario, de la propia imaginación, de la que muchos dicen carecer cuando se presentan la primera clase del taller, y que en su recorrido redescubren como si nunca los hubiera abandonado, ella, la capacidad de imaginar.

Mariana Mazover


[ii] Mauricio Kartun: Escritos 1975-2005. Colihue Teatro. Colección Praxis Teatral

[iii] Rafael Bruza: Rotos de Amor y otros fracasos. Colihue Teatro.

[v] Mauricio Kartun, Op.Cit.

[vi] Dubatti, Jorge. “Mauricio Kartun: poética teatral y construcción relacional con el mundo y los otros”. La revista del CCC [en línea]. Septiembre / Diciembre 2007, n° 1. Actualizado: 2007-11-23 [citado 2013-07-27]. Disponible en Internet: http://www.centrocultural.coop/revista/articulo/22/. ISSN 1851-3263.

[vii] Mauricio Kartun. Op.cit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías