Posteado por: saquenunapluma | 01/08/2010

Entrevista a la documentalista Ximena González, directora de Mal de Viento: “Creo en la representación documental como forma de observar, pensar y transformar el tiempo histórico que me toca vivir desde el arte”

Sinopsis de Mal de Viento, documental dirigido por Ximena González

Un niño de la Comunidad Indígena Mbya Guaraní es trasladado e internado por orden judicial en la Ciudad de Buenos Aires. Los médicos blancos prescriben una operación cardíaca. Sus padres se niegan. El líder espiritual de la comunidad sueña con una piedra en el corazón del niño y pide su regreso a la aldea para curarlo con hierbas del monte. Medios de comunicación, médicos, funcionarios, abogados y caciques hablan por el niño. La ley aprueba la operación. Tiempo después, el niño y su familia, lejos del monte y completamente solos, continúan su agonía.

Ficha técnica mal de viento

Investigación, Guión y Dirección: Ximena González
Producción Ejecutiva: Darío Arcella y Marina Rubino
Producción Administrativa: Ana Krichmar
Asistencia de Dirección: Natalia Casielles
Producción de Campo en Misiones: Natalia Casielles
Cámara y Fotografía: Matías Collavini, Natalia Casielles y Ximena González
Sonido Directo: Juan Deffis
Asistencia de Producción: Giselle Vitullo
Montaje: Ximena González

Tres Preguntas

¿Que significa para vos ser documentalista? Me refiero a… ¿es lo mismo hacer documentales que ser “documentalista”?, de ser así  ¿Cómo te definirías vos?

Creo que ser  documentalista tiene que ver con definir donde se sitúa la propia mirada en relación con el mundo, y esto excede al ámbito profesional de la realización cinematográfica. Yo me siento documentalista aún cuando realizo materiales experimentales o de ficción, cuando hago teoría desde la escritura, cuando milito y cuando ejerzo la docencia. Creo en la representación documental como forma de observar, pensar y transformar  el tiempo histórico que me toca vivir desde el arte.

¿Qué es lo que te interesa contar y  mostrar en tu película “Mal del Viento”?

“Mal del Viento” aborda la historia de Julián Acuña, un nene mbya guaraní de tres años que es judicializado, trasladado a Buenos Aires y operado del corazón contra la voluntad de su familia y su comunidad, quienes querían tratar su enfermedad en el monte, con su medicina tradicional. Al comienzo del proceso de realización –que comenzó hace 5 años- esta parecía una historia sobre la interculturalidad en medicina, pero a medida que me fui acercando a esta realidad descubrí una trama de intereses, voluntades y deseos mucho más compleja que una simple oposición binaria entre cultura occidental y cultura indígena. Entendí que plantear un discurso y una narrativa de la dualidad significaba reducir hasta el estereotipo una realidad vasta y compleja. Entonces descubrí que en definitiva, el sentido mas profundo de la película se vincula a la reflexión respecto a la relación de cada sujeto con su propia cultura, aún concibiendo la cultura occidental como dominante y opresora.

¿Cómo haces para manejar un equipo humano y técnico en un rodaje de un documental como el tuyo, que requiere la intervención en una comunidad, cultura, tan diferente a la que ustedes pertenecen?

Para mi lo esencial es trabajar con gente que comparta esta mirada sobre el tema, que comprenda la necesidad de no promover una representación intervencionista, paternalista o demagógica. También fue importante en este proceso –que constó de tres etapas de rodajes, en lo años 2005, 2006 y 2010- mantener un equipo muy reducido que se conformó cuando el proyecto consistía solo en una necesidad casi intuitiva de registrar esta historia. En ese primer momento, la austeridad de la producción permitió lograr un acercamiento y una intimidad con Julián y sus padres que no hubiese sido posible de otra manera. Entonces, el condicionamiento productivo se convirtió en una premisa de trabajo. Por esta razón,  en el último rodaje, que se realizó en el año 2010 gracias al apoyo del INCAA y del Fondo Nacional de las Artes, decidí trabajar con ese equipo mínimo que me acompañó desde el comienzo del proyecto, conformado por Matías Collavini en cámara y fotografía y Natalia Casielles en la asistencia de dirección y producción de campo;  sumando a Juan Deffis en sonido. Poder compartir este último rodaje en Misiones con ellos, que vieron la transformación del proyecto desde su origen, me permitió seguir reflexionando sobre cuestiones vinculadas a la ética y la estética de la representación. Discutir luego de cada jornada lo observado, los testimonios encontrados, las imágenes descubiertas, me permitió sentir que esta historia seguía viva y transformándose en nuestro registro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: