Posteado por: saquenunapluma | 07/03/2012

Del texto a la puesta en escena :: LA ULTIMA PIEZA, dirigida por Flavia Vitale

La Última Pieza presenta un encuentro entre Klaus y Erika Mann, en la habitación de un hotel en Cannes, en el otoño de 1949. Un Wendepunkt, un momento del tiempo y del espacio donde todo se condensa: el pasado, el presente, la nostalgia, los sueños y pesadillas, sus carreras y sus frustraciones y, sobre todo, la eterna contradicción, la pelea entre Disciplina y Desenfreno, que vuelve una y otra vez a atravesarlos. Las confesiones y lo callado, el deseo detrás de la puerta, el deseo bajo las sábanas, los fantasmas que los rondan y la voluntad de vivir, la voluntad de escribir una última pieza.

Llegué a la dirección deLA ULTIMA PIEZA, luego de leer varios textos. Pero ninguna historia lograba cautivar mi atención completamente. Un día Christian Lange me envió un mail con esta obra y tanto Erika como Klaus, me conquistaron inmediatamente.

Ya sabía con quienes quería trabajar pero debía consultarles disponibilidad y energía para abordar este nuevo proyecto. Había muchos interrogantes por resolver pero sabía que las respuestas llegarían oportunamente. Confiaba mucho en ellos y en lo que podíamos hacer juntos.-

Envié el texto a los actores y tuvimos nuestro primer encuentro. La disponibilidad para ensayar era escasa por trabajos y clases de cada uno pero así y todo, decidimos seguir adelante. Comenzamos trabajando los fines de semana.

Primero en mi casa, luego en una sala de ensayo y finalmente en la sala donde estrenaríamos.

Al cabo de unos primeros encuentros, tanto Julieta Correa como Mario Alba, comenzaron a dar cuerpo y voz a Erika y Klaus. Se entregaron al trabajo con toda la dedicación y el respeto que el material exigía; y pudimos paso a paso, ingresar al mundo Mann.

Intentamos capturar la esencia del texto. Allí se combina lo bello, lo sutil, lo complejo y lo profundo. Buceamos en las contradicciones que los personajes viven desde sus cuerpos, lo que tratan de ocultar, sus fracasos.

Para ello contamos con el sensible y profundo trabajo del músico y compositor Mariano Vitale, quien compartió con nosotros su visión de este mundo invitándonos a danzar con sus notas cada palabra de los personajes.

La energía que se produjo con música original es el personaje extra en esta construcción. Integramos cada instante musical como una imagen potente que los actores incorporaron a su ámbito. Este proceso generó una amalgama entre el ritmo de la palabra y el sonido de la música, el movimiento de los cuerpos en el espacio y la continuidad en la emoción que deviene de cada personaje.

La iluminación enmarcó los climas y se encargó de crear las imágenes más perfectas para cada escena. El momento del baile y el monólogo final son un claro ejemplo. Todo esto logró captarlo el lente de Lis Rivas, quien magistralmente nos brindó la estética antigua con su fotografía y gráfica de la obra.

Erika y Klaus de desnudan tentando al espectador a ser parte y testigo de este proceso. El juego escénico establece un vínculo entre ambos, muy particular.

Desde la puesta trabajé con lo íntimo y lo sofisticado. La escenografía en blanco, aporta una visual despojada y geométrica, contraponiendo una utilería y un vestuario concreto y anclado en la época, haciendo que la misma sirva de apoyatura al texto, permitiéndonos así jugar con ellos en las referencias históricas.

La escena inicial, sin texto, onírica y musical, es el momento en que, desde el comienzo de los ensayos, generé para establecer un código que paute la “llegada de Klaus y Erika” al espacio donde su mundo se construye y se expande hacia el espectador. Este punto de inicio creó instancias nuevas y ayudó a la elaboración del camino para llegar al mundo propuesto por Mann.

Como directora, deseo que este trabajo nos permita mostrar a Erika y a Klaus como son: un par de espíritus sensibles y contradictorios que, desde otros tiempos llegan al nuestro, como espejos, para mostrarnos nuestra sensibilidad y nuestras propias contradicciones.

Me encontré trabajando mucho y apasionadamente junto a todo mi equipo. Es un orgullo realmente sentirse apoyada y respetada por cada una de las personas que se sumaron al equipo y siento que andando este camino soy feliz.

Flavia Vitale, directora de La última pieza

LA ULTIMA PIEZA

Ficha Artístico Técnica

Autor: Christian Lange

Elenco: Mario Alba (Klaus), Julieta Correa (Erika)

Diseño de Iluminación: Daniel Bustamante

Música original: Mariano Vitale – MEV PRO

Diseño gráfico y fotografía: Lis Rivas

Diseño escenografía y vestuario: Rocío Di Nucci

Diseño de Maquillaje y peinado: Paola Costantino

Filmación y trailer: Damián Coluccio

Asistente de escenario: Lola Sierra

Prensa y Difusión: Simkin & Franco

Puesta en escena y dirección general: Flavia Evangelina Vitale

4 únicas funciones

domingos de julio a las 17hs

La Mueca: Av. Córdoba 5300 esq. Godoy

Informes: 4777-0825

Entrada: $50 (incluye té con masas)

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 221 seguidores

%d personas les gusta esto: